viernes, 12 de septiembre de 2008

POESIA: Marcial Silva Pinedo, "Osmandias"

Marcial Silva Pinedo, "Osmandias", nació en la ciudad de Celendín, hizo sus estudios primarios en la Escuela Nº 81, bajo la dirección de eminentes maestros como don Manuel Jesús Díaz, Moisés Bazán y Manuel R. Marín. Prosiguió sus estudios en el Colegio San Ramón de Cajamarca y fue alumno fundador del Colegio “Celendín”. Desde muy niño sintió honda afición por la literatura, preferentemente por la poesía sirviéndole de tema los motivos y personajes celendinos. En este hermoso poema de vasta producción nos trae al recuerdo, como una sonaja materna, nuestra niñez bucólica en el empedrado de Celendín (NdlR).

VERSOS DE "OSMANDIAS"
MI RETORNAR SIN PASOS
Cansado,
yazgo sobre mi lecho
como camino viejo
adormilado por el sol
desde el ombligo del día,
del día que a las doce
siempre está boca abajo
mirándonos desde arriba
Como tropel familiar
de animales amigos del hombre,
me cruzan las remembranzas,
subiendo desde los valles,
bajando desde los cerros,
por este camino que soy.
Ellos a retazos me traen,
sobre sus lomos domésticos,
las celendinas comarcas
que huelen a toronjil,
a yerbaluisa y cedrón.
Celendín en una tabla me llega
con sus calles asoleadas,
paralelas y rectilíneas
como lata de panecitos
recién salidos del horno:
con la bulla de sus domingos
como salidas de escuela,
repletos de sombreros tachos,
redondos y cubalibres,
de plantillas enlunecidas,
de copas de cuatro días,
faldas de sábado entero
y orillas dominicales,
en domingo, temprano por la mañana
… más que de paja tejida,
trenza apretada de afanes
de madres, esposas y hermanas.

"Domingo en La feliciana", foto de los años 40. Cortesía de la Sra. Magda Aliaga B.

Celendín,
con todas sus puertas abiertas
a las patrullas de carnaval,
por donde salían contentos
el chisguete forastero,
la coqueta serpentina
y el atrevido almidón
En un relincho me llega
las dos de la tarde pintada,
porque es hora que en el rastrojo
los animales tienen sed.
-“Toma breve tu chocolate.
-me dice la voz de mi madre-
pa’que te vayas a mudar a los animales”.
Abro la puerta de la cocina
en busca de un pan de a cuatro
y una sonaja de cuyes
se sacude en cuyero.
A este reclamo chillón,
mi padre me recomienda:
-“Das, das, hijo, te vas
y de vuelta les traes yerba
del canto del Río Grande”.
Brinco la zanja, paso el portillo y…
allá va la reina color canela
de las fichas de este ajedrez
vestida con los dibujos
que hay entre las entrañas
de las papas clavelinas,
tiene una llamarada
de salud en cada mejilla
y con dos noches estrelladas
en pleno día nos mira…
… aunque no quieran creer,
a los helechos de sus pestañas
le piden sombra esas noches.
¡Oh, Celendín,
con tus tardes y tus mañanas
como ojos zarcos
de enamorada rubia y feliz
que también tiene ojeras
cuando lloran los aguaceros
del invierno que los azota!
Serenas tus noches de luna
donde las horas parece que meditaran
poniendo sus manos juntas
en actitud de rezar…
entonces parece que el tiempo
recién volviera a la calma
como cuando en la carita de un niño
se deshace el gesto de llanto
al empezarse a dormir.

7 comentarios:

Leonardo dijo...

Que sorpresa! Estuve googleando el nombre de mi abuelo y aparecio una pagina con un poema de él.
Saludos a los que tuvieron la suerte de conocerlo y lo recuerdan.

David Leonardo Silva Villegas

Anónimo dijo...

Hola para mi tambien ha sido una sorpresa,este encuentro de un familiar,que desconocía.
Yo si que conocí a mi abuelo en sus últimos meses de vida.
Gracias por los saludos.
Miluska lissette Silva Albitres

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Omar Silva Albitres dijo...

Yo recuerdo a mi abuelo, en la niñez, comiendo en su sala con mi familires, y a papá Walter y a mi madre y hermanos, cuando lo ibamos a visitar. Escuchabamos las guitarras de mi tio Jorge y el primo Omar, y a mi tio Mario. Recuerdos en Lima que no olvidare jamas, asi de facil en mi mente quedaran, como la tinta de una pluma de color negro, indeleble en el tiempo, que simple definicion para un pensamiento tan profundo, creo yo. U saludo a toda la familia Silva, desde un lugar lejano pero a la vez cercano, por estas frases llenas de buenas energias y sentimientos encontrados. Uno de sus nietos en la distancia, Omar

Leonardo dijo...

Jorge es mi tío, Mario es mi viejo y Omar es mi primo. No puede ser coincidencia. Saludos donde sea que se encuentren.

walteralexander@hotmail.it dijo...

hola leonardo soy walter silva el nieto de mi abuelo marcial y mi papa se llama walter silva rojas es hijo del abuelo me acuerdo cuando fui tantas veces a san felipe de nino tenia creo 5 o 6 de edad hoy tengo 37 y tambien me acuerdo de ti cuando eras pequeno y de mis tios mario y jorge a tambien de omar y su esposa rosa del abuelo mira yo vivo ahora en italia este es mi numero 00393279443267 y tambien el email walteralexander@hotmail.it saludos ala familia silva

alma dijo...

agradesco al autor del blog el recuerdo de mi padre y como siento me corresponde me gustaria hacer el contacto respectivo.
att. Alma América Silva Pereyra.
P.D. a los nietos de mi padre un saludo y agradecimiento por tenerlo presente